Padres preguntándose cómo pasar del triturado al sólido

5 preguntas al pasar de triturado a sólido en la alimentación del bebé 

Cuando un bebé va creciendo, todas las personas que cuidan de su alimentación se inundan de dudas. Uno de los temas que más les preocupa es el tema de la alimentación, concretamente el paso de triturado a sólidos. Hoy os resolvemos 5 preguntas sobre cómo pasar de triturado a sólido en la alimentación del bebé.

Es completamente normal tener dudas sobre recetas para pasar del triturado al sólido, alimentos sólidos que puedan comer u otros aspectos, pero lo más importante de todo es respetar el desarrollo y crecimiento del peque y que sea él o ella quien marque los ritmos para descubrir el maravilloso mundo de la alimentación, sin forzarlo. De esta forma, conseguiremos crear una atmósfera donde el bebé se sienta a gusto y adopte hábitos saludables, ¡desde bien pequeñito! Hoy, resolvemos 5 preguntas frecuentes sobre la hora de dar comida sólida a los bebés.

¿Qué indicadores determinan que el bebé puede empezar a comer trocitos?

La edad en la que suele introducirse los trocitos es variable, pudiéndose iniciar sobre 6 meses. Sin embargo, cada bebé tiene un crecimiento diferente, por eso es importante prestar atención a los indicadores que te muestran que tu bebé está preparado para empezar a introducir alimentación sólida, iniciando con alimentos con texturas blandas, como algunas verduras hervidas, frutas tarritos con trocitos. Otro aspecto importante es consultar con el pediatra, ya que es la persona que mejor te puede orientar sobre si el bebé cuenta con esas habilidades. Las destrezas que te ayudan a identificar que llega ese momento son:

  • Mantener la cabeza erguida

  • El bebé se muestra interesado por los alimentos (abre la boca cuando se le acerca la comida)

  • No tienen el reflejo de extrusión que mencionaremos más adelante

  • Pueden tragar alimentos

  • Pesar el doble que cuando nacieron

Si cumple estos requisitos, tu bebé está preparado para iniciar con la introducción de sólidos en su dieta.

¿Por qué mi bebé escupe la comida?

En ocasiones, el bebé puede mostrarse extrañado por probar nueva comida. En este caso recomendamos probar ese sabor y textura hasta 10 veces más, siempre sin forzarlo y en ocasiones diferentes. De esta forma, tu peque podrá asimilar su sabor y textura asimilándolo en su dieta.

¿Y si a mi bebé le dan arcadas?

Si el bebé tiene arcadas o tos durante las tomas o comiendo cualquier alimento se debe consultar con el pediatra para que pueda inspeccionar al bebé.

Mi hijo no traga pero mastica, ¿es normal? ¿Y si no mastica pero traga?

El bebé aprenderá a masticar poco a poco por imitación de sus padres y hermanos, por eso es importante fomentar hábitos saludables desde la propia familia en el momento de la comida.

Para que el bebé aprenda a masticar de la mejor forma, debemos incrementar progresivamente la textura de los purés e ir incorporando pequeños trozos de alimentos que se deshagan en su boca como fideos muy pasados, fruta blanda, cereales de desayuno, tarritos con trocitos, pan empapado en leche… Por eso, si el bebé es pequeño y traga sin masticar no sería un problema.

En caso de que se detecte que es una incapacidad o dificultad, tanto a la hora de deglutir como de la masticación, el pediatra evaluará el problema para ponerle solución.

¿Qué alimentos sólidos estriñen a mi bebé?

El estreñimiento es un problema común entre los bebés, concretamente en la introducción de alimentos sólidos, debido a que la dieta del bebé cambia y le cuesta digerir los alimentos. Cuando hablamos de este concepto debemos saber que es un término común que no siempre se usa de la manera correcta. Según los Criterios Roma IV, se conoce como “estreñimiento” al proceso digestivo que se da cuando hay menos de 3 deposiciones a la semana, las heces son duras, aparece un dolor abdominal y un llanto asociado a este malestar. Cuando se reduce la frecuencia defecadora, en un primer momento se piensa que el bebé sufre de estreñimiento, sin embargo, esto no siempre es así.

Las causas por las que se reduce la frecuencia de defecación son principalmente 3:

  1. El cambio de la leche materna a la fórmula infantil que contiene aceites vegetales y ácido palmítico.

  1. La introducción de alimentación complementaria, como mencionamos anteriormente.

  1. La retirada del pañal.

Para aliviar el malestar producido, se recomienda realizarle un masaje en la barriga para relajar los músculos del estómago, mover su pierna como si anduviese en bicicleta o usar alimentos ricos en fibra, como los purés de ciruela, que funcionan como laxante natural. Otros alimentos ricos en fibra y que pueden aliviar los síntomas de dolor gastrointestinal son la fruta, verdura, cereales integrales o legumbres, fuentes de fibra natural.

Cabe mencionar que otros síntomas como diarrea, cólicos o reflujo pueden ser habituales y, ante cualquier circunstancia que genere preocupación por los padres, se debe acudir al pediatra. Además, es importante ir analizando la forma que reacciona el bebé a los diferentes alimentos, no solo a corto plazo (si le gusta), si no también si le sienta bien, si lo digiere correctamente, alguna alergia… De esta forma, los papás y mamás ganaréis confianza y seguridad en los alimentos que le sientan bien al bebé y podréis detectar de una forma más rápida cualquier síntoma fuera de lo común que tenga el bebé.