• Protege la piel de tu bebé en la nieve

Protege la piel de tu bebé en la nieve

Qué imprescindibles llevar en tu maleta en una escapada a la nieve con tus peques

Época de tiempo libre, de viajar, de hacer una escapada a la nieve, y es la primera vez que vas a incluir al nuevo miembro de la familia. Pero no es lo mismo hacer una maleta solo para ti, que añadir las cosas del peque, y más si tu próximo destino va a ser a disfrutar de la nieve. Tranquila, desde el Blog de Hero queremos que sea un bonito recuerdo, y para que nada quede al azar, toma nota de qué debes llevar para proteger la piel de tu bebé en la montaña.

Hero Baby Alimentación Infantil  Protege la piel de tu bebé en la nieve

Primero de todo, la piel de los más pequeños hay que protegerla tanto en verano como en invierno, ya que es mucho más fina y sensible que la de un adulto. Y en la montaña hay que tener en cuenta dos factores: el frío y la nieve. ¿Sabías que ésta actúa como pantalla que refleja el 80 por ciento la radiación solar que recibimos? Así que siempre en la maleta buena ropa de abrigo, crema solar y protector labial. Ahí van algunos consejos de los especialistas:

– No exponer directamente a un menor de 6 meses a los rayos solares. Toda prevención en la infancia, supone menor riesgo de padecer cualquier tipo de enfermedad asociada con la piel en la edad adulta. De hecho, los efectos del sol sobre la piel son especialmente nocivos durante los tres primeros años. Será difícil que encuentres un protector solar dirigido a menores de seis meses de edad, ya que su piel es extremadamente sensible, pero eso no quiere decir que no lo puedas usar. Es una recomendación, y en algún punto hay que marcar el tope de edad.

Aplicar correctamente la crema protectora solar: hacerlo media hora antes de la exposición al sol, extremando la precaución en el rostro, labios, cuello, cabeza, y orejas, aunque éstas últimas vayan a estar protegidas con un buen gorro y orejeras, si es necesario. No olvidar administrar la crema cada dos horas, ya que toda precaución es poca aunque el cielo esté cubierto.

– El factor de protección de la crema que se elija debe ser el más alto posible, de cincuenta en adelante. También es importante la elección de una textura adecuada para la frágil piel de un niño. Sí que es cierto que algunos pediatras recomiendan optar por cremas, leches o lociones solares, por ser más hidratantes que aquellas presentadas en forma de espumas y geles. En cuanto a sus componentes: evitar que lleven parabenos, y, por el contrario, obtener aquellos productos que contengan dióxido de titanio o cinc.

– Los Filtros: se trata de otros de los componentes a tener en cuenta de los Protectores solares. Los hay físicos y químicos, y ambos están testados y calificados como aptos para su uso en niños, pero sí podemos afirmar que son más seguros los físicos que los químicos. El problema es que los filtros físicos dan un color blanquecino que algunos padres y muchos niños rechazan. Cuanto más pequeño es un niño mejor es que la protección se componga de Filtros Físicos, recurriendo a los Químicos lo menos posible.

Ojo con la piel que rodea a la boca y la barbilla: El babeo constante y el goteo nasal de los peques pueden irritar toda esa zona, más en época de frío. Eso puede provocar que se agriete la piel, y que salgan heridas. Lo más adecuado es crear una barrera entre la piel, las secreciones nasales y la saliva con algún ungüento que actúe como regenerador de la piel.

Ya en casa tras una jornada de nieve

Hero Baby Alimentación Infantil  Protege la piel de tu bebé en la nieve

Hay que tener en cuenta que la piel de los bebés pierde humedad y elasticidad rápidamente en el aire frío y seco del invierno, y en especial si padecen eczema. Para evitar o prevenir esto, se recomienda:

Propiciar un ambiente húmedo, colocando un tazón de agua en el dormitorio del pequeño. O directamente usar un humidificador de agua.

– En el momento del baño, y más tras una jornada de nieve, es más aconsejable baños cortos en agua tibia, con productos sin alcohol ni fragancias. Cuanto más natural, mejor. Tras el baño, aplicar cremas también sin fragancias, que ayuden a nutrir la piel, y en especial la del rostro tras la exposición del frío, la nieve, el sol y el viento.

 

Y recuerda que lo más importante es evitar las horas más intensas de sol, marcadas entre las 11 y las 16 horas. Y en caso de no poder evitarlas, por supuesto un buen protector solar como ya hemos mencionado, óptima ropa de abrigo, y muchas ganas de pasarlo bien en la nieve con sesión de esquí incluida.

¿Qué más podemos pedir? Pues a disfrutar.

Protege la piel de tu bebé en la nieve

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top