recuperacion-post-parto

Recuperación post parto: dieta, ejercicios y mucho más que debes saber

Tu cuerpo ha experimentado much√≠simos cambios en estos √ļltimos meses, y poco a poco, tras el parto, empezar√° el proceso de volver a la normalidad y restablecer el equilibrio. Tu sistema sangu√≠neo se readaptar√° y tanto el √ļtero como los m√ļsculos abdominales ir√°n volviendo a su tama√Īo original.

Dependiendo del tipo de parto que hayas tenido, tu condición física o incluso la edad, este proceso puede afectarte de diferentes formas. Consulta siempre con un profesional de la salud para valorar tu caso ante cualquier duda. 

Tiempo de recuperación con cesárea vs parto vaginal 

Ten en cuenta también que, si has tenido un parto con cesárea, la recuperación será mucho más larga que si has tenido un parto vaginal, ya que además del parto deberás recuperarte de una operación y del cuidado de la cicatriz.  

En cualquiera de los casos, las estructuras p√©lvicas tras el parto no est√°n en condiciones de ejercer una buena funci√≥n de sost√©n y la actividad f√≠sica puede venir acompa√Īada de molestias o incluso p√©rdidas de orina.¬†¬†

¬ŅQu√© cambios vas a notar en tu cuerpo?¬†

Independientemente del tipo de parto, vas a notar cambios en tu cuerpo. Te vamos a contar algunos de los más destacados, pero no dudes en realizar una visita médica si tienes fiebre alta, exceso de sangrado, coágulos grandes, empeoran los dolores, si la cicatriz de la cesárea o la episiotomía se vuelven rojas, inflamadas o si experimentas fuertes dolores en el área vaginal, piernas, vientre o cabeza.  

Zona perineal 

Los m√ļsculos de la zona perineal van a presentar molestias tras el parto debido al estiramiento al que se han sometido durante el embarazo. En el caso de parto vaginal, adem√°s, si has tenido un desgarro o episiotom√≠a, los puntos pueden hacer que sea doloroso caminar, sentarse o que tengas molestias al toser o estornudar durante el proceso de cicatrizado.¬†¬†¬†

Sequedad vaginal 

Tras el parto, es normal sufrir p√©rdidas abundantes, que pueden durar hasta 40 d√≠as, son los llamados loquios. Pueden venir acompa√Īados de co√°gulos y son debidos al desprendimiento de los √ļltimos restos de placenta y endometrio. El flujo vaginal luego ser ir√° haciendo cada vez m√°s claro hasta desaparecer por completo al cabo de varias semanas.¬†¬†

Tras esas primeras semanas de secreción, los bajos niveles de estrógenos pueden provocar sequedad vaginal, sentir la piel tirante o incluso cierto picor en la zona.  

Pechos sensibles y otras molestias 

Cuando suba la leche puedes notar los pechos congestionados, o con dolor. Los pezones sensibles y con molestias. Consulta con un grupo de lactancia o infórmate sobre como darle el pecho a tu bebé para encontrar las mejores posturas que te ayuden a aliviar las molestias.  

Incontinencia urinaria 

Es necesario ingerir mucho l√≠quido durante los primeros d√≠as para estimular las ganas de ir al ba√Īo.¬†¬†

Aunque en los primeros momentos tras el parto es com√ļn tener dificultad para orinar, ya que la vejiga puede haberse visto afectada por la anestesia o el dolor perineal puede comprimir la uretra, la distensi√≥n de los m√ļsculos tras el parto puede hacer que se te escape un poco de orina al toser, estornudar o hacer esfuerzos.¬†¬†

Los ejercicios postparto para trabajar el suelo pélvico te pueden ayudar para volver a fortalecer esa área.  

Cambios en el peso 

Después del parto natural o de la cesárea es normal aun verse barriga de embarazada. Tu cuerpo irá eliminando el exceso de líquidos. Piensa que la recuperación postparto es un proceso lento y gradual.  

Ten también en cuenta que producir leche para tu bebé requiere unas 400-500 kcal de energía extra al día. Llevar una alimentación equilibrada y realizar actividad física durante la lactancia te ayudará también a tener una mayor sensación de bienestar, y a disminuir el volumen de grasa acumulada durante el embarazo. 

mujer-post-parto-cesarea

Aspectos a tener en cuenta en un postparto de cesárea 

Los dolores más intensos de los primeros días de la operación irán disminuyendo con el paso del tiempo. La fatiga y el malestar son síntomas muy comunes, así como cambios en el estado de ánimo.  

Consulta con el personal del hospital sobre las indicaciones y pautas a seguir tras la operación. 

Descansa y tómatelo con calma 

Cuida de ti misma tanto como del beb√©. D√©jate ayudar tanto por familia como amigos y habla con otras madres que est√©n en la misma situaci√≥n que t√ļ.¬†¬†

Disminuye tu nivel de exigencia con la casa e intenta descansar cuando duerma el bebé. Las primeras semanas, o meses, pueden resultar agotadoras hasta que se establecen las rutinas y te acostumbras a la nueva situación.  

Evita las escaleras y levantar cualquier cosa que sea más pesada que tu bebé. 

Alivia el dolor 

La mayoría de medicamentos analgésicos son seguros para las mujeres que deciden dar el pecho. 

Puedes comenzar a amamantar a tu bebé casi de inmediato tras una cesárea, pide ayuda a una persona especialista en lactancia sobre las posiciones que sean más confortables durante la recuperación para que puedas dar el pecho tumbada o recostada.  

Cuida tu cicatriz 

Revisa la incisión de la cesárea para buscar signos de infección. Acude a una consulta médica si notas que está enrojecida, inflamada o tiene secreciones. Puede que los primeros días, la cicatriz te limite la movilidad, dale tiempo a tu cuerpo para recuperarse.  

Ejercicio y deporte post parto: ¬Ņcu√°ndo empezar?¬†

Realizar actividad f√≠sica, aumentando poco a poco el ritmo y la intensidad tras el parto, y mantener a la vez una buena alimentaci√≥n te ayudar√°n tanto a fortalecer tus m√ļsculos como a rescatar el estado f√≠sico que ten√≠as antes del embarazo, activando poco a poco tu cuerpo.¬†

Lo aconsejable, es que intentes recuperar tu musculatura y forma f√≠sica cuando t√ļ est√©s lista para ello. Para iniciar la pr√°ctica de gimnasia o ejercicios es recomendable una vez‚ÄĮtranscurrida la cuarentena y de forma controlada, sin prisas y adaptando estos ejercicios a tus necesidades y posibilidades como mam√°.¬†

Actividades como caminar o nadar son dos opciones excelentes.