• Cómo curar el ombligo

Cómo curar el ombligo

El cuidado más delicado

Cómo curar el ombligo

Pese a que te resultará un tanto incómodo de manipular, la zona del ombligo requiere una atención especial durante los primeros días tras el nacimiento para evitar que se infecte o cicatrice mal. El cordón de tu recién nacido presenta un aspecto brillante y húmedo al nacer. Pero pronto empezará secarse y ennegrecerse hasta que finalmente se cae. Esto ocurrirá entre la primera y segunda semana de vida, aunque puede durar algunos días más. Hasta que eso suceda debes mantener la zona limpia y seca para evitar infecciones.

Para conseguirlo:

Coloca una gasa estéril y seca alrededor de la pinza, de manera que le cubra la zona. Esto debes hacerlo cada vez que cambies el pañal, ya que la orina podría haberlo mojado.
Cuando por fin se caiga, sigue desinfectándolo con antiséptico y procura dejarlo al aire para que termine de secarse. Y cuando hidrates la zona de la tripa con alguna loción hidratante, intenta no llegar a esta parte hasta que el pediatra te indique que está completamente cicatrizado.
Si observas que el cordón tarda más de lo indicado en desprenderse, no te alarmes pero consulta con tu pediatra. Pero si notas que la zona está enrojecida, segrega pus o tiene mal olor, debes avisar sin demora al médico porque podría estar infectado y requerir tratamiento inmediato.

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top