• Fomentando buenos hábitos alimentarios

Fomentando buenos hábitos alimentarios

Más de 12 meses

Fomentando buenos hábitos alimentarios

El primer año de vida es el momento ideal para sentar las bases de la educación alimentaria, con el fin de que se conviertan en una costumbre para toda la vida. Sin embargo, es frecuente que a esta edad se produzcan situaciones que, en vez de hacer la dieta más regular, la conviertan en caótica y desordenada.

Algunos consejos

El pequeño necesita hacer cuatro comidas al día para alimentarse: desayuno, comida, merienda y cena.
La comida y la cena son las más importantes, seguidas del desayuno, fundamental por su aporte energético, y de la merienda, que debe ser algo más ligera.
Establecer rutinas en sus horarios alimentarios ayuda a prevenir problemas como el nerviosismo, la irritabilidad o el cansancio.
Hay que procurar no darle dulces ni golosinas fuera de horarios. Si las comidas principales son adecuadas desde el punto de vista nutricional, la necesidad de energía del niño se ve satisfecha, por lo que no debería tener hambre a todas horas.
Resulta adecuado involucrar al niño en su alimentación, por ejemplo, dejando que nos ayude en la medida de lo posible en la elaboración de algunos platos.
Es fundamental predicar con el ejemplo. A esta edad, el niño os observa en la mesa e indaga en vuestros comportamientos ante la comida, puesto que la imitación es una vía de aprendizaje básica para él.

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top