• Gordito no es igual a sanote

Gordito no es igual a sanote

Cuida su alimentación

Una correcta alimentación

La idea de crecer “a lo alto” y no “a lo ancho” ha ido desplazando la tradicional percepción de que un niño gordito es un niño sano. No caigas en este error tan típico que podría pasar factura a tu pequeño tanto en la infancia como en su edad adulta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y, en España, la estrategia NAOS, que engloba a varias sociedades implicadas en atención pediátrica, han hecho sonar la alarma porque la obesidad infantil ha empezado a ser preocupante. La OMS calcula que en 2005 había unos 20 millones de menores de cinco años con sobrepeso, y ya no mayoritariamente en los países desarrollados; el problema ha empezado a extenderse a otros de menos recursos. En nuestro país, alrededor de un 30 por ciento de los niños menores de 15 años sufre sobrepeso u obesidad.

A pesar de que la medición del sobrepeso y la obesidad en niños de 5 a 14 años es compleja, porque no hay un estándar unificado en todo el mundo, un índice de masa corporal por encima del percentil 80 puede poner sobre aviso. Está demostrado que los niños obesos son más propensos a ser adultos obesos, con mayores discapacidades y mayor riesgo de muerte prematura. Además, un sobrepeso en los primeros años de vida puede conducir en la edad adulta a mayores probabilidades de padecer diabetes y enfermedad cardiovascular.

Para evitarlo, dos son las medidas que debes tomar: asegurar unos buenos hábitos alimentarios para toda la familia y aumentar la actividad física, absolutamente necesaria para encontrar el equilibrio entre aporte y gasto energético.

La alimentación debe estar basada en la llamada dieta mediterránea, con gran presencia de frutas y verduras, un consumo importante de pescado y legumbres, y una reducción de la ingesta de grasas y azúcares.

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top