• La introducción del pescado

La introducción del pescado

De 8 a 12 meses

La introducción del pescado

El pescado es uno de los alimentos más sanos y nutritivos, pero también uno de los más propensos a producir alergias. Por este motivo, no se suele introducir en la dieta del pequeño hasta después del séptimo mes, y siempre de forma gradual. Para que la dieta del niño sea equilibrada, debe ofrecerse al niño al menos dos o tres veces a la semana. Se puede empezar con el pescado homogeneizado, generalmente pescado blanco, para pasar después a otras variedades. El pescado debe ser muy fresco, ya que se trata de un alimento muy perecedero. Ello no implica no usar pescados congelados, que no tienen nada que envidiar al fresco en el aspecto nutritivo y, muchas veces, ofrecen mayores garantías de seguridad higiénica.

El marisco y los crustáceos deben evitarse durante el destete. Al ser ricos en tejido conectivo (duro), resultan difíciles de digerir a esta edad, además de ser potencialmente alergénicos, por lo que se puede retrasar su incorporación a la dieta del niño.

Beneficios del pescado

Se trata de una fuente muy rica de proteínas nobles y minerales, como el yodo y el fósforo.
Su carne es muy tierna, por lo que se digiere con facilidad.
Contiene menos grasas que la carne y de mayor calidad. Su aporte de ácidos grasos de tipo Omega 3 ayuda a controlar el nivel de triglicéridos y de colesterol en la sangre, así como a prevenir enfermedades cardiovasculares.
Ejerce una acción positiva sobre las plaquetas de la sangre, reduciendo la tendencia de éstas a aglutinarse alrededor de las placas de colesterol.

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top