• Los cólicos del lactante

Los cólicos del lactante

Sé paciente

Los temidos cólicos del lactante

A partir de la segunda semana de vida, tu bebé puede empezar a presentar un tipo de llanto, inconsolable, intermitente e inexplicable, que será capaz de desesperarte si no sabes cómo actuar.

Es el llamado cólico del primer trimestre o del lactante.

Tranquilo, no es patológico y además es pasajero. Paciencia y más paciencia.

Es la mejor receta para afrontar estos episodios de llanto que tu bebé puede iniciar a partir de los 15 días de vida y hasta aproximadamente el tercer mes.

Reconócelos

  • Predominan en las horas de la tarde o de la noche.
  • Suelen durar más de tres días a la semana y más de tres horas al día.
  • Tienen un comienzo y un final brusco.
  • Cuando le ataquen, puede mostrarse tenso, con el abdomen duro y distendido, los puños cerrados, la cara enrojecida, las piernas flexionadas y la espalda arqueada.

Al no ser un problema de salud, no tiene tratamiento concreto. Pero sí puedes poner en marcha una serie de medidas que te ayudarán a calmarle:

  • Cuando llore, busca un ambiente relajado y libre de ruidos y estímulos, y mécele en tus brazos, realizando suaves y rítmicos balanceos y dándole masajes en la espalda.
  • Si continúa llorando, colócale boca abajo, de tal forma que apoye su cabeza en la flexura de tu codo, y su tripa quede a la altura de tu mano. En esta posición, dale suaves masajes en el abdomen que le ayuden a expulsar gases.
  • Si notas que su llanto te está poniendo demasiado nervioso, pide que alguien te sustituya con el bebé. Tu estado de tensión hará imposible que tu pequeño se calme.
  • Coméntalo con el pediatra. Él valorará la posibilidad de que los cólicos estén relacionados con alguna intolerancia a la lactosa, en cuyo caso podría introducir algunas variaciones en su dieta y en la tuya, si le das de mamar.

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top