• Fuente de nutrición ideal

Fuente de nutrición ideal

Tiene todos los nutrientes que tu bebé necesita para un correcto crecimiento y desarrollo. Además, proporciona una protección natural contra las infecciones.

 

Nutrientes esenciales de la leche materna: ¿Por qué son tan importantes?

 

La leche materna está compuesta de cientos de sustancias que incluyen lactosa, grasa láctea, proteínas, vitaminas y minerales. Es una auténtica maravilla de la naturaleza llena de cosas buenas.

 

 

 Nutrientes naturales

  • Lactosa
  • Grasa Láctea
  • Membrana del glóbulo graso (MFGM)
  • LC-PUFAs (DHA y ARA)
  • Beta-palmitato
  • Proteínas
  • Nucleótidos
  • Prebióticos
  • Vitaminas y Minerales
  • Entre otros

 

Lactosa:

  • Es el carbohidrato principal de la leche materna.
  • Representa alrededor del 40% de las calorías totales proporcionadas por la leche materna.
  • Ayuda a reducir las bacterias patógenas del estómago, favoreciendo la absorción del calcio, fósforo y magnesio.

Grasa Láctea (Lípidos):

Nutriente fundamental presente en la leche materna.

  • La leche materna es rica en grasas, las cuales vehiculan vitaminas, importantes para satisfacer las necesidades nutritivas del bebé.
  • Representa entre el 40 y el 50% de la ingesta energética diaria del bebé. 
  • Contiene muchos ácidos grasos esenciales como LC-PUFA, beta-palmitato y membranas del glóbulo graso (MFGMs), de gran importancia para la salud y el desarrollo de tu bebé.
    • Membranas del glóbulo graso (MFGMs), importantes para un desarrollo óptimo tanto del cerebro como del sistema inmunológico.
    • Los ácidos grasos poli-insaturados de cadena larga (LC-PUFAs), proporcionan efectos beneficiosos sobre el desarrollo del cerebro, la visión y el sistema inmune de los bebés.
    • Beta-palmitato, importante para una absorción óptima del calcio y un correcto desarrollo de los huesos.

Proteínas:

  • La leche humana contiene dos tipos de proteínas: suero y caseína.
  • El suero de la leche representa el 60% de la proteína presente en la leche materna y tiene excelentes propiedades contra las infecciones.
  • La caseína representa el otro 40%.  
  • Este equilibrio entre ambas permite al bebé digerir la leche materna de forma rápida y fácil.

Nucleótidos:

  • La leche materna contiene nucleótidos presentes de forma natural, éstos son los componentes básicos de nuestro ADN y ARN.
  • Son necesarios para un desarrollo y aumento de peso adecuados.
  • También ayudan a reducir la frecuencia, gravedad y duración de la diarrea, muy común durante los primeros meses de vida del bebé.

Prebióticos:

  • Los prebióticos galactooligosacáridos (GOS) son fibras naturales presentes en la leche materna.
  • Nutren de forma natural a las bacterias beneficiosas del intestino del bebé y son defensoras indispensables contra las bacterias perjudiciales.
  • Confieren a las heces una consistencia más suave para evitar que el bebé sufra de estreñimiento, gases o cólicos.

Vitaminas y Minerales

  • La cantidad de vitaminas y minerales está directamente relacionada con la ingesta de los mismos en la dieta de la madre lactante. 


Estas son algunas vitaminas y minerales particularmente importantes:

  • Las vitaminas liposolubles como las A, D, E y K son fundamentales para la salud de su bebé.
  • Las vitaminas hidrosolubles como la vitamina C, la riboflavina, la niacina y el ácido pantoténico también son esenciales.
  • La deficiencia de hierro puede provocar anemia, fatiga y problemas en el desarrollo psicomotor del bebé. Por ello es importante que tu dieta sea rica en hierro. El hierro se encuentra en la carne, la yema de huevo y los alimentos integrales. Asegúrate de obtener mucha vitamina C porque favorece la absorción del hierro.
  • La relación calcio-fósforo en la leche materna es de 2 a 1, lo que facilita la absorción del 75% del calcio ingerido. Tanto el calcio como el fósforo son esenciales para la función y estructura del tejido y son los componentes principales de los huesos.
  • El zinc es un mineral esencial para el crecimiento, el desarrollo y la construcción del sistema inmunitario.

 

Cambios en la leche materna: Se adapta a las necesidades de tu bebé

  • La leche materna va cambiando durante las primeras 3-4 semanas después de dar a la luz.
  • A los pocos días, el calostro cambia a leche de transición.
  • De dos a tres semanas después del nacimiento, el calostro cambia a leche madura que es más blanca y transparente.

CALOSTRO (Leche del Principio) 

El calostro se produce durante los primeros días después del nacimiento y tiene un color amarillento. Aporta a tu bebé un verdadero refuerzo inmunitario. Contiene, principalmente, proteínas y anticuerpos. 

El calostro también protege contra las inclemencias ambientales y ayuda a asegurar una colonización intestinal adecuada. Contiene muy poca sal, protegiendo los riñones inmaduros del bebé.

 

LECHE DE TRANSICIÓN

Es una leche más cremosa que viene justo después del calostro. Se produce de dos a cinco días después del nacimiento y hasta diez a catorce días después. La leche de transición presenta altos niveles de grasa, lactosa y vitaminas hidrosolubles y es más calórica que el calostro.


LECHE MATERNA MADURA

Mientras que la leche madura es rica en grasas, tiene niveles más bajos de sal y proteínas. Esta leche aporta al bebé una completa nutrición. La leche madura también contiene sustancias que ayudan a colonizar el tracto intestinal, a aumentar la inmunización de tu hijo contra bacterias y virus y optimizar la absorción y digestión de los nutrientes.

 

 La leche materna cambia, incluso cuando estás amamantando

  • Tu  bebé primero bebe “leche del principio”, más acuosa con menos grasa y más azúcar para satisfacer la sed del bebé, así como sus necesidades hídricas. Posteriormente viene la “leche del final”, más espesa y cremosa,  con los nutrientes necesarios para llenar la barriguita del bebé y que este aumente de peso.
  • Para que tu bebé reciba todo el alimento que necesita, es importante que te asegures de que has vaciado un pecho completamente antes de pasar al otro.
  • La composición de la leche se regula, de modo que tu bebé recibe la misma cantidad de nutrientes si le das el pecho cada hora como cada tres horas.   

 

LA LECHE DEL PRINCIPIO: Es rica en azúcar (lactosa) y agua.

LA LECHE DEL FINAL: Sacia al bebé y le proporciona la mayoría de los nutrientes necesarios para aumentar de peso y crecer.

 

Conoce nuestras leches

  

 

Top