Cocinar con niños sin fuego

Cocina con niños ¡sin fuego!

1/2/2021 - Si hay un sitio en el que a los niños les guste meter las manos… ¡Es en la masa! Cocinar con niños es una actividad híper divertida para los peques. A los peques les encanta sentirse unos auténticos maestros de la cocina y demostrar todo lo que saben hacer.

 Aunque esta actividad resulte súper entretenida para ellos, lo cierto es que no siempre es muy segura. Tijeras, cuchillos, fuego… son algunas de los peligros que se pueden encontrar los padres y madres y que hace que vigilen cada movimiento de sus peques.  

Por eso hoy vamos a ver qué recetas podemos preparar con niños sin fuego para disfrutar al máximo de esta actividad de una forma más segura. ¡Vamos allá! 

3 recetas fáciles para niños sin fuego: ¡cocina en familia!

No hace falta complicarse mucho para idear una serie de recetas sencillas para realizar sin fuego. Con ingredientes sencillos, que solemos tener tanto en la nevera como en la despensa, podremos hacer recetas fáciles para niños sin fuego. De esta manera, disfrutarán de la cocina mientras desarrollan su imaginación y su pasión por la cocina. Combina distintos sabores, texturas y colores en las distintas recetas para que sea más entretenido.  

Brocheta de frutas

Brochetas de frutas

Nuestra primera receta para hacer con niños y niñas va a ser una jugosa brocheta con frutas de temporada. Esta receta llena de vitaminas y de colores es muy rápida de preparar y muy sana. ¡Veamos lo que necesitamos! 

  • Kiwis. 
  • Naranjas. 
  • Fresas. 
  • Plátanos. 

Para esta receta hemos escogido estas frutas, pero lo cierto es que se pueden alternar al gusto de cada uno. Solo necesitaremos seguir 3 pasos muy sencillos: 

  1. Lavamos las piezas de fruta. 
  2. Pelamos la naranja, el plátano y el kiwi. Cortamos todas las frutas, menos las fresas, en pequeños pedazos. 
  3. Colocamos las frutas dentro de un palo largo de brocheta. ¡Listo! 

Aperitivos de jamón y queso

Aperitivos con jamón

Nuestra siguiente receta para cocinar con niños serán unos aperitivos de jamón y queso perfectos para tomar antes de una comida o como merienda. Para preparar este plato necesitaremos: 

  • Queso en lonchas. 
  • Jamón cocido en lonchas. 
  • Tomates cherry. 
  • 1 bote de pimiento morrón asado. 
  • Lechuga. 

Para esta receta, empezaremos lavando la lechuga y los tomates y dejándolos escurriendo. Mientras, cortamos los pimientos en tiras finas.  

Sobre una tabla de madera, colocamos las lonchas de queso bien abiertas e introducimos en el medio, una loncha de jamón enrollada y unas dos o tres tiras de pimiento. Enrollamos el queso y para que se mantenga cerrado, usaremos un palillo. Ese mismo palillo será el encargado de sujetar un tomate cherry y un cachito de hoja de lechuga encima de nuestro rollo de queso y jamón. ¡Y lista!  

 

Snacks ecológicos para complementar

Complementaremos esta receta con una bolsa de snacks ecológicos, elaborados con materias primas 100% ecológicas y sin colorantes y conservantes añadidos.  

Galletas de chocolate y plátano sin horno

Galletas de chocolate y plátano sin horno

¡Cómo lo ves! No es necesario tirar de horno para preparar unas deliciosas galletas de chocolate. Para preparar estas galletas sin azúcar, sin lactosa y sin aceite de palma vamos a necesitar: 

  • 3 Plátanos. 
  • Avena. 
  • Cacao en polvo sin azúcar añadido.  

¡A por ellas! 

Empezamos pelando los plátanos y los chafamos con un tenedor hasta que quede una crema semilíquida. Esta masa será lo que sustituya la leche y azúcar que se suele emplear para preparar galletas.  

Añadimos el cacao en polvo y la avena. 

Removemos todos nuestros ingredientes hasta que consigamos una masa uniforme. 

A continuación, toca darle forma a nuestras galletas. ¡El paso que más gusta a nuestros peques! Ya sea con moldes, haciendo bolitas o aplastándolas, como más nos gusten. 

Las metemos al frigorífico y ya tenemos nuestras galletas listas.  

Beneficios de cocinar con niños

Pasar tiempo preparando nuevas recetas, ayuda a que los peques desarrollen una conexión positiva con los alimentos, sobre todo con aquellos que no suelen ser sus favoritos, como las verduras. Ayudando en la cocina podrán aprender los fundamentos básicos de la gastronomía que usarán a lo largo de su vida y aprenderán nuevos sabores y texturas. 

Cocinar con niños ayudará a que el peque desarrolle sus capacidades de motricidad, de coordinación e incluso conceptos muy básicos de matemáticas. 

Cinco beneficios de cocinar con niños

  1. Hábitos saludables: al empezar a cocinar a una edad temprana, aprenderán desde muy pequeños hábitos saludables que aplicarán el día de mañana. Además, aprenderán a utilizar ingredientes naturales como las frutas y verduras y conocerán la importancia de consumir productos de calidad. 

  2. Mejorar la comunicación con los hijos: cocinar con niños es una excelente forma de convivir y pasar tiempo con tus peques. Las horas en la cocina ayudarán a establecer lazos de comunicación más fuertes en la familia. 
  3. Ampliar su vocabulario: cocinar ayudará a que los peques amplíen su vocabulario incorporando términos propios de la cocina como: rebanar, picar, untar, etc. 
  4. Evitar futuros accidentes: aunque tareas como cortar o andar con objetos calientes serán cosas que hagan los adultos, introducir a los peques en el mundo de la cocina desde una corta edad ayudará a que sean conscientes de los riesgos de estar en una cocina y que aprenderán a utilizar los utensilios de manera correcta para evitar futuros accidentes.  
  5. Ampliar conocimientos de geografía, historia y matemáticas: siempre dependiendo de la edad del peque, lo cierto es que al cocinar se suele profundizar en la gastronomía de distintas culturas y sus platos tradicionales, lo que hará que el peque vaya asimilando platos y recetas a determinados países y culturas. 

Empieza a introducir a tus peques en el mundo de la cocina con estas recetas fáciles para niños sin fuego. ¡Pasa un agradable rato en familia descubriéndole nuevos sabores y recetas divertidas a los peques de la casa!