alimentacion-sana-bebes

Pautas para una comida sana para niños

Alrededor de los 6 meses, cuando empieces con la alimentación complementaria de tu bebé, y durante los primeros dos años, es un gran momento para establecer hábitos y rutinas saludables que le acompañarán toda su vida. En este artículo vamos a compartir consejos para fomentar rutinas saludables y ayudar a establecer las preferencias alimentarias y los buenos hábitos en este período, que es una ventana crítica de oportunidad, con implicaciones en su salud, no solo durante la infancia, sino también para su futura vida adulta.

Consejos para que los peques desarrollen hábitos saludables 

Antes de empezar la alimentación complementaria y durante los primeros meses de vida del bebé, la alimentación recomendada es únicamente leche a demanda, ya sea materna o adaptada. Una vez empezada la introducción de otros alimentos, aunque sigamos ofreciendo el pecho a demanda o leche de fórmula, podemos ir estableciendo horarios y rutinas.  

  • Los horarios no solo le ayudarán a adquirir rutinas y autorregularse mejor, también harán que tu bebé esté más calmado y dispuesto. 

  • Lo ideal es ofrecer 5 comidas al día. Desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.  

  • Si quieres que tu peque adquiera una buena relación con la comida, lo mejor en estos momentos es evitar distracciones como la televisión, el móvil o tabletas, y no usar la comida como premio o castigo.  

  • Refuerza sus logros, anímale a que pruebe cosas nuevas, y haz de las comidas un momento positivo y alegre. 

  • Evita reacciones negativas si tu peque no quiere comer. Es normal que rechace texturas, colores o sabores, continúa ofreciéndolos porque la exposición continuada también conseguirá que lo integre en su alimentación cuando menos te lo esperes.  

  • Involucra a tu peque todo lo posible. Que complete pequeños logros como ponerse el babero solo, beber agua solito o ayudarte a preparar o servir la comida, cuando ya tenga la edad adecuada para ello.  

familia-feliz-comiendo-saludable

Dar buen ejemplo: Promover la buena salud dentro de la familia 

La alimentación que se tome en la familia va a afectar mucho a los hábitos que adquiera tu bebé. Ten en cuenta que la nutrición para niños y niñas se basa en los mismos principios que la nutrición para adultos, solo que depende de su edad o momento del desarrollo necesitará diferentes cantidades de nutrientes específicos.  

Incluye frutas y verduras en tu dieta e intenta que las comidas principales del día sean en familia. Ofrece a tu bebé alimentos de tu plato. El ejemplo y la imitación son herramientas muy poderosas para promover la buena salud.  

Asegurar que el niño duerma bien 

Un buen descanso es un pilar básico en el adecuado desarrollo de tu bebé. Es una actividad esencial para reponer el desgaste de las actividades diarias, así como para su crecimiento.  

Una rutina de sueño, ligada a la rutina de alimentación, está demostrado que comporta beneficios en la calidad del sueño y en la disminución del número de despertares.   

Lo habitual es disminuir la actividad física a medida que llega la noche, empezar la rutina con el baño y la cena. Fomentar el aprendizaje de hábitos también de autocuidado y salud con el lavado de manos y dientes y preparar la noche con, por ejemplo, un cuento en la cama o una canción de dormir.  

Reduce la estimulación lumínica (televisión, tabletas y móviles) en las horas inmediatas a acostarse. 

¿Qué alimentos deben comer y beber? 

bebe-comiendo-comida-sana

La alimentación de tu bebé debe ser en su mayoría basada en frutas y verduras. Busca alimentos frescos y de temporada, combina diferentes sabores y ofrece una variedad de formas, texturas y colores.  

También debe incluir proteínas, dando prioridad a las de origen vegetal como legumbres, a los huevos o las carnes sin grasa como el pollo.  

Ofrece en todas las comidas, granos, a poder ser integrales, en forma de pasta, tortitas, pan, arroz… 

Incluye en su dieta lácteos, y usa para cocinar aceites saludables como el aceite de oliva.  

¿Cuáles se deben limitar y controlar? 

Las recomendaciones sobre la alimentación infantil son las de limitar o evitar el azúcar añadido y evitar las bebidas azucaradas o los zumos de frutas.  

Reduce también el consumo de sal y las grasas saturadas, como las que provienen de la carne roja o carnes procesadas, y busca grasas saludables como las que hay en el aceite de oliva, los aguacates o los mariscos.