intolerancia-lactosa-en-bebes

Intolerancia a la lactosa en bebés

La lactosa es fundamental para la salud y el desarrollo del lactante. AdemĂĄs de proporcionar alrededor del 40% de las necesidades energĂ©ticas del bebĂ©, este azĂșcar o disacĂĄrido ayuda a la absorciĂłn del calcio y hierro.

La intolerancia a la lactosa no es comĂșn en los bebĂ©s. La lactasa es una enzima producida en el intestino delgado que se encarga de desdoblar la lactosa, el principal azĂșcar (o carbohidrato) de origen natural que hay en la leche y en la mayorĂ­a de los demĂĄs productos lĂĄcteos, en glucosa y galactosa para que puedan ser absorbidos por el organismo. 

Si bien es relativamente poco comĂșn, cada bebĂ© es Ășnico, por lo que en algunos casos pueden presentar malabsorciĂłn de lactosa. La intolerancia a la lactosa en el bebĂ© se produce cuando el organismo no es capaz de digerir los azĂșcares de la leche, debido a cantidades insuficientes de la enzima intestinal llamada lactasa. Aunque los sĂ­ntomas pueden ser similares, es importante recordar que la intolerancia a la lactosa no es lo mismo que la alergia a las proteĂ­nas de la leche de vaca; en la intolerancia existe un problema con el juego enzimĂĄtico de lactasas que han de desdoblar o hidrolizar la lactosa en monosacĂĄridos.  

La intolerancia a la lactosa se clasifica principalmente en tres tipos diferentes: intolerancia congénita (caracterizada por la ausencia de lactasa en el intestino), intolerancia primaria (pérdida progresiva de la producción de la lactasa) e intolerancia secundaria (la deficiencia se produce por enfermedades que afectan al intestino delgado, la mås frecuente de los cuales es la gastroenteritis vírica o bacteriana). 

Síntomas de la intolerancia a la lactosa en bebés 

Los sĂ­ntomas de la intolerancia a la lactosa en bebĂ©s pueden ser similares a los de otras afecciones, por lo que a veces es difĂ­cil de identificar. Sin embargo, los sĂ­ntomas mĂĄs comunes de la intolerancia a la lactosa en bebĂ©s son diarrea, dolor e hinchazĂłn en la barriga y flatulencia (gases). Estos sĂ­ntomas suelen aparecer entre una y tres horas despuĂ©s de ingerir la leche.   

Leches sin lactosa 

Si tu peque muestra alguno de estos síntomas, deberås hablar con tu profesional de la salud y ver si recomienda una leche sin lactosa. Las leches sin lactosa son un alimento de usos médicos especiales, por lo que debe ser utilizado bajo supervisión médica 

Con todo, en caso de volver a las fórmulas con lactosa, serå siempre bajo la recomendación del profesional de la salud.  

Otros productos sin lactosa 

Como marca líder en nutrición infantil, contamos con una amplia variedad de productos sin lactosa, pero con todo, para asegurarnos de que le estamos dando a nuestro peque un producto sin lactosa, lo recomendable es leer siempre el etiquetado de los productos. En las etiquetas de nuestros productos estån todos los ingredientes indicados, por lo que para salir de dudas o estar seguro al 100% de que el producto no tiene lactosa, bastarå con revisar el etiquetado.