• El uso del chupete

El uso del chupete

¿Sí o no?

Chupete, ¿sí o no?

Unos critican su uso porque puede deformar el paladar y otros lo defienden porque, entre otros beneficios, hay estudios que aseguran que reduce el riesgo de muerte súbita del lactante. Si estás indeciso a la hora de ofrecer el chupete a tu bebé, aclaramos tus dudas.

Como en casi todo, en el uso racional del chupete está la respuesta. Ni debes ofrecérselo nada más nacer ni negárselo por sistema.

Está demostrado que la succión del chupete calma al bebé, le entretiene y le da seguridad, y por tanto, no hay razón para no recurrir a él en momentos concretos.

Manual de uso

  • Espera unas dos o tres semanas tras el parto para ofrecérselo. Así conseguirás que la lactancia esté bien establecida y el chupete no interferirá en ese tipo de alimentación. La forma del pezón y la tetina del chupete son diferentes, con lo cual si estás cambiando a una y otra succión, el bebé no aprenderá a extraer bien la leche de tu mama.
  • Elige siempre chupetes de su talla.
  • Ofréceselo siempre entre comidas, asegurándote de que no tiene hambre.
  • Cámbialos en cuanto notes que están deteriorados. Si se desprende algún trozo, el bebé podría atragantarse.
  • Esterilízalos al menos durante los tres primeros meses de vida. Si se cae al suelo o se mancha, no lo limpies con tu boca, ya que podrías transmitirle alguna bacteria.
  • Nunca le acuestes con el chupete enganchado a una cadenita. Esta podría enrollarse en su cuello y provocarle asfixia.

Cuando cumpla un año, es el momento de empezar a reservarlo para momentos concretos. Así irás reduciendo su uso y acostumbrándole a buscar otros recursos para calmarse. Llegados los dos años, tu hijo debería decir adiós al chupete para evitar problemas de maloclusión, malformaciones en la mandíbula o salida incorrecta de los dientes.

Apúntate al BabyClub

 

Suscríbete

Top