la introducción de los cereales

La introducción de cereales en los bebés: preguntas frecuentes

Descubre nuestra completa guía sobre la introducción de cereales en los bebés, en la que respondemos a las preguntas más frecuentes de padres y madres.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. A partir de los seis meses, las mamás y los papás pueden introducir alimentos sólidos a modo de complemento a la lactancia materna. Estos alimentos sólidos cubren, junto con la leche materna, todas las necesidades nutricionales de los peques. Los cereales son uno de los primeros alimentos a introducir en la dieta de tu bebé. Además, son el mejor alimento para iniciar la alimentación complementaria por dos razones principales:  

  1. Aportan energía y son idóneos para introducir ciertos nutrientes muy importantes, como hierro, calcio y vitaminas. 
  2. Gracias a su textura, nos ayudan a la transición del líquido al sólido.

Por este motivo, resolvemos todas las preguntas frecuentes relacionadas con la introducción de cereales a tu bebé. 

¿Cuándo introducir cereales en la alimentación complementaria del bebé? 

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) se recomienda introducir los cereales al principio de la alimentación complementaria o cuando empezamos a diversificar la dieta del bebé. De todos modos, es recomendable que las mamis y papis consulten con el profesional sanitario para saber cuál es el mejor momento para la introducción de la alimentación complementaria. Es importante hacerlo en el momento adecuado para fomentar una dieta equilibrada y evitar problemáticas que pueden surgir de una introducción de alimentación complementaria precoz (atragantamiento, gastroenteritis agudas, infecciones respiratorias, etc.). .   

¿Cuándo está preparado el bebé para la introducción de cereales? 

La AEP afirma que las mamás y los papás deben prestar atención a las señales que indican que su bebé está preparado para la introducción de cereales, según su desarrollo motor, ya que no todos los niños adquieren estas capacidades a la misma edad. Si le damos el cereal en papilla, el bebé debe ser capaz de mantenerse sentado por sí solo. Después, tiene que mostrar interés por la comida, por ejemplo, intentando cogerla con la mano para llevársela a la boca. Además, tiene que haber perdido el reflejo de extrusión, mecanismo natural de seguridad que permite a los bebés protegerse frente a los alimentos sólidos. 

¿Qué tipo de cereales se les puede dar a los bebés? 

La nutrición de los peques es uno de los temas que más preocupan a las mamis y a los papis, por eso siempre se intenta buscar los mejores alimentos para acostumbrar poco a poco a los niños a una dieta saludable. En el mercado se pueden encontrar varios tipos de cereales infantiles. Desde Hero hemos creado nuestros cereales para adaptarnos a las necesidades de los padres y madres, ofreciéndoos la mejor alternativa para vuestro bebé. ¿Cómo lo hacemos? Nuestra receta de cereales es sin azúcares añadidos ni producidos, gracias a la eliminación del proceso de hidrólisis durante la elaboración. En Hero puedes encontrar más información sobre nuestros cereales sin azúcares añadidos y producidos

La AEP de Atención Primaria (AEPAP) recomienda los cereales sin gluten a partir de los 4 meses, si el profesional sanitario lo considera adecuado. Entre los cuatro y los siete meses (nunca antes ni después), la AEPAP aconseja introducir los cereales con gluten para evitar posibles alergias e intolerancias. 

¿Y si el bebé rechaza los cereales? 

La mayoría de los bebés no suelen rechazar los cereales, especialmente por su sabor y olor. Sin embargo, es normal que al inicio el bebé rechace ciertos alimentos: ¡no quiere decir que no les gusten! Simplemente debemos continuar probando, hasta que el pequeño lo asimile como parte de su dieta.